El Alcodiam vuelve a ser equipo de OK Liga

Con nervios, pero con determinación, lograron vencer en casa del colista y regresan a la máxima categoría del hockey estatal dos temporadas después

Los jugadores del Alcodiam celebran un gol. ARCHIVO
Con nervios, pero con determinación, el Alcodiam ya es otra vez equipo de OK Liga. Los de Lorenzo Pastor hicieron bien su trabajo, vencieron en casa del colista Santa Mª del Pilar (4-9) y todo se desbordó nada más acabar el choque, la alegría y la euforia se apoderó de un equipo que vuelve a la élite del hockey estatal tras una temporada para enmarcar en todos los sentidos.
Abrazos, cánticos y también el cava corrió por el vestuario azulgrana. No era para menos, dos años después el Alcodiam vuelve a la OK Liga. El año pasado se quedó a las puertas, la pandemia cortó las alas de un equipo que iba disparado hacia el ascenso, pero esta temporada ha llegado la recompensa y nadie duda de que los de Lorenzo Pastor son justo acreedores de este ascenso.
Dieciocho victorias, dos empates y solo dos derrotas en veintidós partidos son méritos más que suficientes para llevarse una liga que han dominado de principio a fin. No solo la temporada del Alcodiam merece un gran aplauso, también la de unos rivales que han dado emoción hasta la última jornada el desenlace de esta liga. El Alcobendas, segundo clasificado y equipo que disputará el play-off contra un rival de OK Liga, ha terminado a un punto y tercero ha sido el Arenys de Munt, finalmente dos puntos por detrás.
Pletórico regreso de Cañellas
El Alcodiam, no obstante, llegaba a este último choque de la temporada con muchas dudas. Dudas provocadas por la plaga de lesiones que se han cebado con el equipo en el tramo decisivo de la liga. Agustín Domínguez no pudo jugar por sanción, Aleix Pastor estaba lesionado y Pere Cañellas reapareció tras seis semanas de escayola por una rotura del quinto metatarsiano.
Se dudaba de su presencia tras haber entrenado solo un par de días pero su sola presencia en la pista sirvió para aliviar la pesada carga de un partido que para el Alcodiam era como una final. Su efecto fue inmediato y con él en la pista, las sensaciones fueron otras. Marcó dos goles, ambos de una importancia capital para el desarrollo del partido, puesto que firmó el 3-3 con el que se llegó al descanso después que el Santa Mª del Pilar se pusieron 3-2, y también anotó el 3-5, nada más empezar la segunda parte después que Formatjé hubiera hecho el 3-4.
Dos goles en el arranque del segundo tiempo que cambiaron la cara de un equipo al que se le había cruzado el primer tiempo. De aquí hasta el final no fue un paseo, pero casi. Marcaron Carlos Cantó, que hizo un par, Gonzalo Pérez y cerró la cuenta Marc Grau a 3:19 del final. En el inicio del partido había marcado Ferran Formatjé y Gonzalo Pérez. Finalizado el encuentro, se desató la euforia y todo el equipo se fundió en un abrazo en el centro de la pista. Fue un gesto de alegría y también de liberación tras un tramo final de liga con mucho sufrimiento.

Send this to a friend