«El deporte me ha hecho creer en mi misma»

Lydia Sempere sigue rompiendo barreras y acaba en convertirse en la primera mujer en la parrilla de salida de la Clio Cup Spain de circuitos

La sordera bilateral profunda con la que nació hizo que en el colegio sufriera bullying y acoso, incluso desprecio, pero encontró en el deporte su válvula de escape, la manera de expresarse y su ventana al mundo. Comenzó en los karts y su historia le ha permitido cumplir un sueño, ser piloto de los de verdad, de los que luchan por un campeonato en los mejores escenarios del deporte del motor. La banyerense Lydia Sempere se estrenaba este pasado fin de semana en la Clio Cup Spain, donde se puso por primera vez a los mandos del Renault Clio Cup V de 200 CV, haciendo de paso historia en este prestigioso certamen al convertirse en la primera mujer en más de tres décadas en formar parte de su parrilla de salida.

Pudo conformarse con seguir compitiendo en el Nacional de Turismos, pero su ambición, sus ganas de probarse ante nuevos retos, le llevó a dar el salto a la Clio Cup Spain, que son palabras mayores en los campeonatos de circuitos a nivel estatal, donde además iba a ser la única chica en parrilla entre más de 30 participantes. La banyerense es desde 2021 piloto de la Fundación Renault Group España, que nada más conocer su historia de superación, quiso estar al lado de ella y apoyarle.

El primero escalón que le tocó subir fue el Campeonato de España de Circuitos con un Renault Megane RS, una experiencia que no le terminó de llenar, en gran parte por las enormes desigualdades mecánicas derivadas de las diferencias presupuestarias que había en parrilla. “Eran coches de calle en los que tenías que hacer una gran inversión para estar al mismo nivel que el resto de pilotos”, explica.
Por ello cuando surgió la posibilidad de dar el salto a la Clio Cup Spain, Lydia Sempere no se lo pensó dos veces, entre otras cosas porque se trataba de una oportunidad única, ya que las Copas Nacionales Renault están consideradas como una de las mejores canteras automovilistas. Por ellas han pasado nombres tan ilustres como los de Carlos Sainz, Luis Pérez Sala, Salvador Cañellas o Luis Villamil, entre otros.

Lydia Sempere reconoce que sin la apuesta Jesús Presa y Carlos Fraile. “que creyeron en mi desde un principio, siempre opinaron que tenía un enorme potencial como piloto”, no hubiera sido posible este salto a la Clio Cup Spain formando parte del equipo VRT y compitiendo en uno de los campeonatos monomarca de referencia a nivel europeo.

Lydia Sempere pilota un Renault Clio Cup V con base del 1.3TCe de 130 CV que rinde 200 CV y pesa 1.030 kg. “Es muy nervioso y más ligero de lo que estaba acostumbrado. La punta de velocidad puede estar en torno a los 230 km/h. Aún me estoy adaptando”, confiesa la banyerense, de 24 años, que estos días no para por casa y el viernes estuvo en el Circuito Ricardo Tormo, no solo para ir acumulando kilómetros, también para preparar la carrera de casa, que será dentro de un mes, en concreto el 11 y 12 de junio.

Las últimas están siendo semanas muy intensas. Apenas tiene tiempo para prepara el Máster de Dirección y Gestión de la Actividad Física del Deporte. Asegura que le faltan horas al día para atender todo lo que pasa por su cabeza. Además de no haber abandonar los estudios y ser piloto de uno de los certamenes más importantes del automovilismo nacional, también anda metida de lleno en su proyecto “Pilotar sin Barreras”, en el que da charlas a jóvenes sobre su experiencia personal. “El deporte me ha cambiado la vida”, destaca.

Acaba de llegar del mítico circuito del Jarama, donde el fin de semana se celebró la primera de las cinco carreras puntuables de la Clio Cup Spain 2022. Las otras cuatro son Magny Cours (Francia) el 14 y 15 de mayo, Valencia el 11 y 12 de junio, Paul Ricard (Francia) el 15 y 16 de noviembre y Montmeló (Barcelona) el 12 y 13 de noviembre.

Ha regresado satisfecha, consciente de que es la última en llegar y le queda mucho aprendizaje por delante. “Ha sido muy gratificante. La sensación de correr con las mismas armas, que todos competimos con el mismo coche y en igualdad de condiciones, supone una tranquilidad y saber que si haces bien las cosas, el trabajo finalmente acabará saliendo en la pista”, asegura.

Las dos carreras del fin de semana se celebraron con una climatología cambiante. El sábado, con agua y el circuito mojado, le costó adaptarse y no quiso arriesgar por temor a un accidente, pero el día siguiente, ya en seco, fue cuando mejor exprimió todo su potencial. “Terminé contenta porque siempre tuvo un buen ritmo de carrera. Sé que me queda mucho por aprender, pero mis tiempos fueron buenos, no muy alejados de los mejores”, desvela la banyerense, que estuvo peleando por la mitad de la tabla.

Lydia Sempere confiesa que sigue a la búsqueda de nuevos patrocinadores. Admite que está al límite, que cuestiones como correr con agua supone invertir y gastar neumáticos específicos para mojado. Debe recurrir a entrenamientos con simuladores o vídeos para memorizar los circuitos por la falta de presupuesto. Encima la Clio Cup Spain es un campeonato con muchos duelos directos y choques entre los coches participantes.

Necesitaría un presupuesto cercano a los 100.000 euros, unas cifras que están muy alejadas del dinero que ha conseguido reunir para esta temporada. Mientras tanto, no pone límites a sus sueños. Sabe que es difícil poder competir esta temporada en la Clio Cup Europe, que representaría correr en países como Italia y Alemania, pero es el reto que se marca para siguientes temporadas.

Otro de sus grandes orgullos es el proyecto que hace un año puso en marcha y al que llamó “Pilotar sin Barreras”. El éxito alcanzado transmitiendo a jóvenes y personas con alguna discapacidad su experiencia le ha llevado a ampliar el número de convocatorias, bien sea en colegios mediante charlas o de conferencias que lleva a cabo en kartings, donde Lydia Sempere explica sus limitaciones y la forma de afrontarlas.

“El objetivo es concienciar que todos podemos tener sueños y cumplirlos como me ha pasado a mi. El deporte me ha hecho creer en mi misma y en darme cuenta de que valgo mucho. Para mí es un orgullo contar mi historia de superación y que a su vez sea útil para personas con mi mismo problema o con otro tipo de discapacidad”, admite.

Send this to a friend